miércoles, 13 de febrero de 2008

Jesús Ibañez

Jesús Ibáñez
Un mierense en la III Internacional
Pues en Oñón, para que nada le faltase, fue la sede de dos periódicos que salieron en Mieres, en los años 1918 y 1919. Los dos, fueron dirigidos por un genial periodista mierense de nombre Jesús Ibáñez, con carnet del Partido Comunista, lo que le valió para entrar en Rusia al poco de que los bolcheviques les cortasen la cabeza a los zares del gran imperio helado. No obstante su fama llegó hasta el escritor y notario de Madrid, Diego Hidalgo, que había fundado una editorial muy revolucionaria, y llevó con él a Jesús Ibáñez, para que le enseñase la desconocida Rusia. Diego Hidalgo, regresó a España y Alejandro Lerroux, Jefe de Gobierno en el año 1934, le hizo Ministro de la Guerra y cuando estalló en Asturias la Revolución y los mineros asturianos fueron vencidos por el ejército que mandaba el General López Ochoa, el día 30 de Octubre llegaba a Mieres este Ministro. Al apearse del coche que le condujo, se dirigió al hospital de sangre que habían instalado los revolucionarios en el edificio de la Escuela de Capataces, hoy Casa Municipal de Cultura. Se acercó a una cama donde había un herido y le preguntó por su estado, pero inmediatamente le preguntó si conocía a Jesús Ibáñez, le contestó el herido que sí, pero que si le buscaba para hacerle algún mal, llegaba tarde, porque había huido para Rusia de nuevo.

El político, lo buscaba para todo lo contrario: saludarle, y protegerle en aquellos momentos incontrolados.Los periódicos que dirigió en Oñón, Jesús Ibáñez, se titulaban LA BATALLA y otro LA DICTADURA y las fechas de publicación son las de los años 1918 y 1919, duraron poco, porque la censura del General Burguete, acabó con los dos heraldos.


El asturiano Jesús Ibáñez - murió en México en los años que siguieron a la guerra civil española - era un personaje sumamente pintoresco. Parecía escapado de las páginas de la novela picaresca clásica. Carpintero de oficio, empezó siendo socialista, después se hizo sindicalista, más tarde comunista, y, finalmente, como un hijo pródigo, regresó al redil socialista. Joven, de unos treinta años, le atraía la aventura y, lo que es más grave, le fastidiaba la garlopa.Llegó a Berlín legalmente - era el único de los cinco delegados que viajaba con pasaporte y, en vez de buscar como los demás, contacto con el centro sindicalista, lo buscó, no sé por qué conductos, con un grupo anarquista extravagante titulado los Hijos de Zarathustra, famoso en el Berlín de los años veinte. Los Hijos de Zarathustra eran nudistas y partidarios del comunismo integral, incluso en sus relaciones amorosas. La colonia berlinesa de los Hijos de Zarathustra la integraban mitad hombres y mitad mujeres. Vivían en comunidad en una especie de falansterio y, de puertas adentro iban en pelotas.A Ibáñez, la perspectiva de pasar unos días con los Hijos de Zarathustra debió hacerle cosquillas en lo más profundo de su temperamento aventurero. Se desnudó, con arreglo a las normas establecidas, y se encontró como pez en el agua. 
Como era naturalmente jovial y algo comediante y siendo, además, huésped y extranjero, fue en seguida el centro del interés general de los Hijos y, sobre todo, de las Hijas de Zarathustra. Ibáñez, muy mujeriego, después de examinar el panorama femenino, debió exteriorizar su preferencia.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La Curuxa roxa y focicona dijo...
Tá muy bien el artículo. Podíen matizase algunes coses más que fuera pa que nun se confundan muncho les coses.Ibáñez basicamente foi anarquista.Yera un obreru de la costrucción que como muy bien dicís yera genial porque habia que selo pa lanzar una tirada de 1000 exemplares del periodicu La Dictadura. Solo llegaron a publicase dos números.Ye un personaxe que merez la pena facei un estudiu mas ampliu. Nun facíen munches concesiones , non, escribíen en los primeros números de La Batalla que "... a los republicanos y a los monárquicos de toes les tendencies a toes les corones y gorros frigios debe conserváselos nel museo de antigüedaes..."
A ver si vos animáis y contáis mas coses de esi personaxe de Oñón.
Pasáilo bien

Anónimo dijo...

Disco de acero dijo...
Ois, ho ¿podrís reproducir algun de los periodicos? ¿Algun artículu? Suena interesante

Milagros Gutiérrez IBÁÑEZ dijo...

Que sorpresa la mía al entrar y ver el nombre de mi abuelo en la cabeza de un articulo.
Nosotros, mis hermanos y yo, únicamente hemos recibido la poca información que mi madre pudo darnos, ella tampoco estuvo demasiado tiempo con el, ya que estaba totalmente dedicado a su política.
Como estareis enterados, sus libros no aparecen en ninguna biblioteca de Asturias, tampoco pueden comprarse en tiendas, esto se debe a que hace unos 30 años les ofrecieron a sus hijos publicar sus memorias y sus libros, dos de ellos se negaron y ante esto el resto nos quedamos sin voz ni voto.
Ahora una vez difuntos tres de sus hijos, y con la sola presencia de mi madre, que ya cuenta con 91 años, quedamos sus nietos que queremos informarnos sobre él y su trayectoria.

Milagros Gutiérrez IBÁÑEZ.